Gran lección a cargo de Javier Imbroda : “Alta competición como escuela y forma de vida”

El pasado Lunes 5 de Febrero, el Club de Opinión Benidorm ofreció la conferencia titulada “Alta competición como escuela y forma de vida”, que fue impartida por Javier Imbroda, muy conocido por el gran público gracias a sus etapas como entrenador de la Selección Española de Baloncesto y del Real Madrid.

 

La sesión se inició con unas palabras de salutación del nuevo Presidente del Club, Luis María Sánchez Bernal, quien manifestó su agradecimiento al anterior Presidente Nino Guillén Sarabia y a todos los anteriores por haber llevado al Club al punto de prestigio y solidez que actualmente muestra. También expuso su programa de intenciones para que este ejercicio, en el que el Club celebra su décimo aniversario, resulte tan brillante como los anteriores.

 

La presentación corrió a cargo de María José García López, cuya brillantez y agudo sentido presentaron un perfil del conferenciante a la vez humano y profesional.

 

La charla de Javier Imbroda resultó muy amena e interesante, demostrando las aptitudes del conferenciante no sólo como entrenador sino como divulgador y docente, gracias a su condición de Doctor en Ciencias de la Educación. Expuso las grandes lecciones que la vida deportiva nos ofrece para cualquier campo de la existencia, centrando su ideario en varios puntos entre los que destacaban la pasión en el aprendizaje, el liderazgo, el compromiso, el reto de la gestión de los desequilibrios, las dificultades a la hora de plantear y culminar los proyectos y la necesaria perspectiva para saber encajar tanto el éxito como el fracaso.

En el turno del público destacó la presencia masiva de miembros del equipo de Baloncesto de Benidorm, a los que el ponente recordó que “los ganadores no ponen excusas”, y que es esencial simultanear el deporte con los estudios.

Así fue la ovación del público al finalizar la conferencia:

 

Javier Imbroda recordando en sus inicios que le sorprendía que nadie iba a ver los entrenamientos de su equipo, sólo a los partidos.
Y que ahora vivimos “en la época de la queja. Nos quejamos por todo”: